jueves, 28 de abril de 2011

LA TRIBU DEL CINE ACUDE AL PREESTRENO DE "NO TENGAS MIEDO" EN PAMPLONA

Ayer tuvo lugar en Pamplona el preestreno de la película de Montxo Armendáriz No tengas miedo, ¡y la Tribu del Cine estuvo ahí! @NicolasaQM y yo (@SilviaGongo) acudimos entusiasmada al evento. Aquí os dejo mi crónica sobre lo que aconteció: 

Para los que estamos poco acostumbrados a este tipo de eventos, la situación se nos dibuja como algo mágico: expectación, multitudes agolpadas, alfombra roja y los nervios de una increíble noche de cine. Son casi las nueve y media y comienza a refrescar en la noche pamplonesa. 
La entrada de los Cines Golem Baiona está ya salpicada de invitados, periodistas y curiosos que esperan impacientes la llegada de los actores, mientras @NicolasaQM y yo entramos en una de las salas donde se proyecta la película.
El cine tiene ese halo de encantamiento capaz de trasladarte al alma misma de las buenas historias. Una historia, en el caso de No tengas miedo, narrada con una sutileza admirable con la que Montxo Armendáriz, el ya calificado como el contador de historias, ha sabido retratar las complejas circunstancias de los abusos infantiles huyendo de tópicos y de convencionalismos. La película se va trazando a base de pinceladas y de silencios que muestran los complejos sentimientos de Silvia, personaje encarnado por una sobresaliente Michelle Jenner que es capaz transmitir todo el peso de la tristeza y el dolor de su personaje a través de su mirada herida, su andar cabizbajo y su voz temblorosa.
Es tal la inmersión del espectador en la psicología y vivencias de la protagonista, que cuesta despegarse de la butaca y regresar al mundo real cuando termina la película. Los aplausos llenan de emoción y reconocimiento la sala, y poco a poco la gente sale de los cines para dirigirse al cóctel que se sirve en el Hotel Iruña Park y en el que se encuentran también el director y parte del elenco de la película. @NicolasaQM y yo aprovechamos para comentar la película, saludar a conocidos con los que nos encontramos, e intentar llevar nuestra representación de la Tribu del Cine hasta los más grandes y… ¡objetivo cumplido! Conseguimos presentarnos ante un encantador Montxo Armendáriz, saludamos a Puy Oria, productora de la película y mujer enérgica, cordial y cercana, felicitamos a Michelle Jenner por su espectacular interpretación, nos fotografiamos con un guapísimo Lluís Homar y charlamos con Ainhoa Quintana, una joven actriz pamplonesa que ha dado vida al personaje de Maite a los 14 años.
Una velada mágica que nos llevamos con nosotras para compartir con toda la Tribu del Cine, y una película excepcional cuyos temas (la complejidad del ser humano, el abuso infantil, la amistad incondicional, la falta de comunicación entre padres e hijos, la música como vehículo de expresión) y cuya infinita sensibilidad nos hace reafirmarnos en que cine y educación deben caminar juntos hacia los valores que queremos transmitir a los más jóvenes.


Si quieres compartir, discrepar, dudar y crear sobre cine y educación, pásate por la plataforma Cero en conducta y únete a este gran proyecto!

8 comentarios:

  1. Silvia, que bonito lo has contado y que guapa eres.
    Me enorgullece que los directores trasmitan esos problemas ocultos por el que algunas personas han tenido que pasar y sobrevivir. El cine es la vida, el arte hecho magia, en este caso una realidad dura y difícil que no podemos obviar.

    ResponderEliminar
  2. Esta película tiene un trasfondo durísimo y complejo, pero está contando con tanta delicadeza que hace posible comprender el drama de estos niños dejando a un lado lo sensacionalista y tópico. A mí también me enorgullece, anónimo

    ResponderEliminar
  3. Silvia, nos has hecho un reportaje precioso y el comentario de la película de profe de literatura. ¡Qué bien te expresas, niña!

    ResponderEliminar
  4. Una factura elocuente, los personajes hablan a través de las imágenes mucho más que por boca de los actores y actrices... Salí de la proyección con un sabor agridulce: una exposición hermosa y llena de respeto y compasión (pasión solidaria y compartida) sobre el infierno de los niños y niñas que sufren abusos.

    Hoy me interrogaba mi hijo de 9 años acerca de la película y yo no he sabido responderle. Se ha iniciado una conversación familiar de esas que son difíciles de mantener... ni siquiera estoy segura de que un niño de esa edad deba saber que existen adultos que viven su sexualidad de una manera dañina y destructiva para otras personas, niños y niñas que confían en ellos...

    Sin dramatizar, escogiendo las palabras, al final se trata de explicar, más que nuestras miserias como especie o como sociedad, nuestras fortalezas: la palabra, la expresión inequívoca de los sentimientos no tan inequívocos, y la escucha. Para que nos hablen, tendremos que demostrar que sabemos escuchar...

    Fue una gran experiencia comprobar que tras las obras maestras hay personas de carne y hueso, de sonrisas y lágrimas, que trabajan duro, que escuchan, que sienten y que se expresan.

    Un verdadero privilegio compartir contigo, Silvia, la experiencia, y menos mal que la crónica la has escrito tú. Yo me habría perdido en un enmarañado bosque de reflexiones... ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Silvia, por esta preciosa crónica que ha hecho que pareciera que también estábamos allí.

    Un honor contar con estos dos "eslabones" de lujo entre cine y educación (me refiero a vosotras dos).
    Poco a poco se va andando camino, y encontrar personas accesibles como Montxo Armendáriz y Michelle Jenner, desde luego facilita las cosas.

    Por cierto, Nicolasa/María, tu crónica, de quitarse el sombrero.

    ResponderEliminar
  6. Julita, el cine es como la literatura, lleno de sentimientos encontrados, de personajes que se desenvuelven en un conflicto a veces duro de resolver. Cine, literatura y vida es todo uno

    ResponderEliminar
  7. Nicolasa, tu comentario es toda una crónica que completa y mejora muchísimo lo que yo he dicho. Interesante la reflexión que haces sobre el diálogo con tu hijo, ¡qué difícil es a veces explicar ciertas cosas!
    Un placer también para mí haber compartido la velada contigo, ¡eres la bomba!

    ResponderEliminar
  8. Conchita, me encanta servir de eslabón y poder transmitiros todo lo que vivimos esa noche, fue apasionante. ¡Quiero más!

    ResponderEliminar