domingo, 13 de mayo de 2012

La madre de Águeda nos cuenta cómo aprendió a leer


Hola chicos. Soy Azucena, la madre de Águeda. Me ha dicho que si podía escribir algo sobre cómo aprendí yo a leer. Y ciertamente tengo una pequeña historia que contar.
Estudié lo que entonces se llamaba “Párvulos” en  la escuela de mi pueblo; había dos clases, una hasta quinto y la otra hasta octavo.
Lo cierto es que cuando el profesor explicaba para los niños más mayores de mi clase también nos enterábamos los más pequeños y así fue cómo aprendí a leer, oyendo a los mayores y también con una cartilla que el profe nos explicaba cuando podía porque éramos bastantes alumnos.
Cuando pasé a primero tuve que ir a un pueblo muy cerca porque cerraron la escuela del mío. El primer día de clase, otro compañero y yo, nos encontramos unas sumas y unas restas en la pizarra de aquella clase. Nosotros nos miramos un poco sorprendidos porque para entonces ya sabíamos multiplicar y un poco dividir y todo gracias a que también prestábamos atención cuando el profesor explicaba para los demás.
            Esta es la pequeña historia que os quería contar y que sirva como recuerdo de aquel profesor que nos dejó no hace mucho. También os diré que me encanta leer y tener muchos libros y aunque no saco mucho tiempo para hacerlo procuro buscar un rato aunque sea antes de dormir.
            Os animo a que no dejéis pasar un solo día sin leer un ratito. 
Es el mejor entretenimiento que podéis tener.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada