martes, 15 de mayo de 2012

El gusto por la lectura

Soy Roberto y estudio en la clase de 5º A del CEIP Padre Manjón de Burgos.
Cuando estaba en el vientre de mi madre, ella no tenía tiempo de leer. Tenía que trabajar y estar con mi otro hermano. Ponía mucha música en casa.
Eso sí, cuando tuve la varicela dentro de mi madre, tuvo que leer mucho para sacar información desde el ordenador.  En el trabajo leía mucho el Boletín Oficial, parece que no se aprende nada, pero tienes que saber leer muy bien para entender lo que dice.
Cuando nací yo, pasó lo mismo, porque estaba en el vientre de mi madre mi hermano Jesús. Aparte porque ya éramos dos hijos, mi hermano Ángel y yo. Y cuando nació mi hermano Jesús otra vez lo mismo.
Pasado un tiempo, yo ya sabía más o menos leer, pero no me gustaba, mi madre se dio cuenta y su estrategia para que me gustase fue buscar libros divertidos y leíamos una página cada uno. Nos divertíamos mucho porque si la voz de un personaje era la de un niño poníamos voz de niño, si era la de una bruja poníamos voz de bruja…
Cada vez me gustaba leer más, hasta que por fin, mi gusto por leer fue total. Cuando entré en el colegio mi profesora nos contaba un cuento cada día. Después, en 4º, el profesor, nos leía un capítulo del libro de Sapo y Sepo. Era muy gracioso porque ponía sus voces.
Y ahora estoy en 5º, mi profesora aparte de motivarnos a leer, nos enseña a expresarnos en público y a perder la vergüenza.
Por mi cuenta sigo leyendo libros, la verdad es que no muchos, pero sigo leyendo lo que puedo. Uno de los últimos ha sido, una versión adaptada de El Quijote. Lo leímos mis hermanos y mi madre. Nos reímos mucho imaginando a Don Quijote en sus aventuras. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario