viernes, 4 de marzo de 2011

LA MÁQUINA EXPENDEDORA DE LIBROS

Si cuando tenemos sed echamos una monedita en la mano y nos sale una cocacola, y cuando tenemos hambre echamos la monedita y nos sale un kitkat, ¿por qué no poder hacer lo mismo cuando tenemos ganas de leer? Aquí nos dan la solución:

7 comentarios:

  1. ¡Muy buena idea!
    ¿Para cuándo una en la puerta de los centros docentes?
    ¿Para cuándo algunas que no sean exclusivamente de best-sellers?

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Qué interesante!!
    Que corran las buenas ideas

    ResponderEliminar
  3. Silvia, te has fijado que en los Institutos puede haber máquinas expendedoras y ¿las hay de libros?
    ¿En los polideportivos? ¿en los centros culturales? ¿en los estadios?
    Estupenda apertura para la Tribu 2.0...tomemos nota...
    Muchas gracias y un placer contar con tu firma en este proyecto.
    Saludos
    Doña Díriga

    ResponderEliminar
  4. Doña Díriga, yo sí que estoy encantada de poder participar con vosotros, ¡vaya plantel de docentes estáis aquí! Un gustazo, de verdad

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos
    Si os gustan las expendedoras de libros, os invito a seguirnos
    @VendingBooks en twitter
    VENDING BOOKS en facebook
    o en nuestra web www.vendingbooks.es

    gracias a todos por alimentar vuestra mente ¡¡

    ResponderEliminar