sábado, 26 de marzo de 2011

Javier, un lector

No puedo por menos que aconsejaros que os toméis un tiempo para deleitaros con este autorretaro lector. Pedirle a Javier que escriba, es contemplar su incipiente sonrisa y escuchar aquello de yo no se si seré capaz de contar algo interesante...
Reconozco que soy como una pesadilla para él por mi tozudez, en pedirle y recordarle, pero ¡como no hacerlo!.
Nos escribió para el Día de las Lenguas, nos hizo una brillante reflexión para Nueva Expedición de Colón y ahora ¡por fin! tenemos estos folios en los que se dibuja a sí mismo como un profesor de Lengua. Se dibuja con los pinceles que él mejor maneja : las palabras.
Vayan por delante las gracias a su madre, una maestra. Leyendo a su hijo adivinamos cuantos alumnos y alumnas estarán escribiendo sinceros guiones de vida.
ECHANDO LA VISTA ATRÁS

1 comentario:

  1. ¡Hermoso autorretrato! Lo he leído más de una vez y siempre tengo la sensación de que la clave de estas personas que escribimos sobre por qué somos lectores, está en nuestros mayores. En tu caso, Javier, en tu madre, tu abuela, tu tío; en mi caso, en mi padre, que no era lector pero contaba cuentos como nadie.
    Espero que esas figuras permanezcan y ejerzan tan benévola influencia en las generaciones que educamos. Que tengan tiempo y lo usen para formar a "su tribu", y que comprendan la importancia de hacerlo.

    ResponderEliminar