lunes, 12 de mayo de 2014

Tertulias Literarias Dialógicas sobre La Metamorfosis de Kafka en 2º PQPI


Este año el claustro del IES Jordi de Sant Jordi, donde imparto clases, propuso iniciar las Tertulias Literarias Dialógicas y unos cuantos profes nos animamos a ponerlas en marcha. Este instituto ya formaba parte de las Comunidades de Aprendizaje desde el año pasado, habiéndose iniciado también en los Grupos Interactivos.
Toda esta forma de concebir la educación me pareció interesante por la implicación y la ilusión que supone por parte de profes, padres y alumnos. Después de ver cómo se llevaba a cabo en el Centro de Menores Sección IES Consellería, la trasladé a mi realidad que era dar lengua castellana en 1º y 2º de PQPI. Los alumnos que tenemos en los PQPI son singulares, lastran el fracaso escolar año tras año y cada uno tiene su propia historia. No es fácil dar clase, ilusionar o motivar con esas premisas. Mi propuesta metodológica, por tanto, una vez revisado el currículum y vistos los materiales existentes, tenía que ser eminentemente práctica. Leer, escribir y hablar, fundamentalmente. Por ello las Tertulias Literarias Dialógicas encajaban a la perfección en la metodología que pretendía poner en práctica.
En primer lugar elegimos el libro entre todos, hemos estado leyendo La Metamorfosis de Kafka.



Acto seguido creamos un blog: Elpqpideljordisantjordi para compartir nuestras tertulias y todo aquello que se hiciera en el resto de asignaturas. Hemos grabado todas nuestras tertulias, hasta un total de 12, simulando que eran radiadas e inventando a su vez Radio Kafka. De este modo hemos abierto el aula de 2º PQPI para todo aquel que quisiera asomarse y escucharnos.  
Toda Tertulia Literaria Dialógica posee un decálogo o modo de actuación que hemos intentado seguir, y que no siempre hemos conseguido al cien por cien. Como por ejemplo: traer el fragmento acordado leído, subrayado, o anotado todo aquello que queremos aportar a la tertulia. Sentarnos en círculo, sin nada que obstaculice el que podamos mirarnos cara a cara. Respetar el turno de palabra y ejercer bien las funciones de moderador, hacer aportaciones novedosas y reflexivas etc... Para evaluar todo ello he utilizado una rúbrica que ha facilitado mucho el hecho de tener que transcribir en un solo dígito toda esta experiencia.
Bueno... y hasta aquí mi parte como profe. Mi valoración de las tertulias, con todo, es más que positiva, probablemente sea una de las mejores experiencias docentes que he tenido hasta el momento. 


Ahora les toca a ellos hacer su propia valoración de las  las 12 tertulias:

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario